Saturday, August 8, 2009

Historia de horror en la Cuba castrista



Hasta en la muerte sufren los cubanos

LA HABANA

Ni siquiera cuando mueren terminan las penurias de los cubanos, revela un reportaje publicado el viernes por el diario oficial Granma, que denuncia ``insensibilidad'', ``burocratismo'' e ``indolencia'' de los servicios funerarios estatales, así como ilegalidades y descontento de la población.

``Hasta nuestra redacción llegan criterios sobre la falta de sensibilidad hacia los familiares y el fallecido, la mala y tergiversada información sobre cómo realizar los trámites, los engorrosos caminos que hay que transitar para llegar a la cremación y la innecesaria dilación del doloroso momento'', indicó el artículo.

``A ello se suma el ambiente de algunas funerarias, cuyas condiciones materiales impiden un óptimo servicio'', señaló el diario, portavoz del Partido Comunista.

El reportaje detalla el caso de un anciano muerto en La Habana, que había pedido ser cremado, y los sufrimientos de su familia al enfrentar ``los vericuetos del sistema''.

``La muerte ocurrida en el municipio de [El] Cerro, el traslado hacia la funeraria La Nacional (Centro Habana), luego hacia el Instituto de Medicina Legal (Cerro), más tarde hacia la funeraria Maulines (Arroyo Naranjo) y por último hacia el crematorio de Guanabacoa, hablan del tortuoso procedimiento''.

El diario denunció que el sufrimiento de los deudos se prolonga debido a diferencias entre los servicios funerarios y los hospitales sobre quién debe extraer las vísceras de los cadáveres antes de la cremación, porque los médicos dicen que sólo lo hacen cuando hay razones clínicas para una necropsia.

El director del Hospital Salvador Allende, Efrén Acosta, explicó que si no hay dudas sobre la causa de la muerte que requieran una autopsia, la evisceración deben hacerla los servicios necrológicos.

``Sin embargo, hasta el hospital también llegan las dificultades. Ni siquiera este tipo de necropsias se realizan por estos días por el mal estado de su incinerador, el cual tuvo que dejar de funcionar desde hace casi tres meses'', afirmó el periódico.

El único país de América que se proclama comunista padece una aguda recesión económica que afecta a todos los sectores y que ha obligado al gobierno del general Raúl Castro a reducir del 6 al 1.7 por ciento la meta de crecimiento del 2009 y a recortar el consumo de combustibles y otros productos.

Pero, Granma no sólo critica las deficiencias materiales y el deterioro de las funerarias, sino también la atención que prestan los servicios estatales.

``Teóricamente los funcionarios ubicados en el sistema de atención necrológica están dotados de la capacidad para tratar a las personas en estos momentos amargos, y, sin embargo, el mecanismo falla porque la rutina aflora y su buen aliado el burocratismo protagoniza'', indicó.

El diario advierte que al complicarse una gestión con exceso de trámites y viajes, se abren las puertas a ``conductas ilegales y arbitrarias'', y que las deficiencias de los servicios funerarios favorecen el lucro de algunos.

Granma cita quejas de deudos de personas obesas que dicen que en una funeraria rechazaron cremar los cadáveres por la campaña de ahorro de energía del gobierno.

La directora de los servicios necrológicos de La Habana, Mercedes Costa, desmintió que haya una ``orientación'' oficial para ahorrar combustibles rechazando cadáveres de obesos, pero dijo que es cierto que en La Nacional no reciben a los de más de 120 kilos.

``El daño en el refractario provoca que al quemar los fallecidos con más de 250 libras de peso corporal se derrame la grasa, ocasionando un alto riesgo de incendio interno (...) lo cual nada tiene que ver con ahorrar energía'', explicó la funcionaria.

¿Y ESTA ES LA CUBA DONDE JUANES CANTA POR LA PAZ?

4 comments:

Inés de Cuevas said...

¡Hola!, ¡hola!
Le estoy visitando para informarle que en el blog de Josán Caballero http://papalotesconbanderas.blogspot.com/ tienes una sorpresa: Tu respuesta a la cuarteta (la que acompaña al premio) y tu Trotamar. Ya recogí la mía.
Besos
Inés de Cuevas.

Esperanza said...

Me llama la atención que el Granma esté publicando ese tipo de quejas.
¿Será que castigarán a los negligentes burocráticos del cacareado sistema de la salud, y por logica, también a los que atienden los servicios funerarios?
Seguro que alguien tiene que pagar los platos rotos, pero dudo mucho que el gobierno sea capaz de cambiar las leyes absurdas que lo han caracterizado por mas de medio siglo.
¿Acaso por solidaridad humana los trabajadores involucrados en este asunto cambiaran alguna vez su actitud y dejaran la apatía, la indiferencia y la negligencia a un lado cuando se trata de un problema tan serio como lo es la muerte de un ser humano y el sufrimiento que esto genera para sus familiares?
Las terribles consecuencias del castrocomunismo militarista no solo ha destruido a Cuba fisicamente sino también moralmente.
Que horror!!!!!
Saludos, Esperanza

@Julita said...

Asi mismo es Esperanza....
Imagino que sea tan grande el escandalo que hayan tenido que tomar cartas en el asunto.

Morgana said...

Buenos días!

Este tema la verdad que da para mucho. Son cosas que no se deben olvidar. No debo olvidar que estando en la funeraria un sábado por la noche se fue la electricidad! Si como lo leen...y por bastante tiempo. Sin hablard el mal estado de la líneas telefónicas que nunca comunican o lo empleados que nunca cogen el teléfono...

Llover sobre mojado...


Saludos!